Chacareras de la Tía Marta ... o por qué Guada es la Caravana aventurera

/ 16/1/14

2014 Campamento Pacha               
Ascochinga - Córdoba - RA
-

Guadi tuvo su primer Campamento Guía en una localidad preciosa de la serranía cordobesa: Ascochinga. Un reducto húmedo y verde que cuenta en su pasado de visitantes ilustres a algunos reyes europeos y presidentes de EEUU. Me gusta usar la palabra vergel para referirme a Ascochinga, porque realmente creo que lo es: mucho, mucho verde, variedad de árboles, enredaderas. En Ascochinga conceptos propios de la botánica (sustrato, capa, dosel) son experimentados a cada paso, en cada golpe de vista.

Y Guada se fue allí de campamento, con su mochila, sus zapatillas y sus ganas de conocer mundo. De paso nos dio una gran lección. Al final del campamento fue reconocida como "La caravana aventurera del campamento Pacha". Luego nos preguntaría por qué la habrían distinguido con tal mención. Y esta es la respuesta ...


Estancia La Rosa - Ascochinga - Córdoba

Guada nos enseñó que para conocer mundo tenemos que salir de la zona de confort y ella lo hizo a lo grande: se sumó a una aventura única, completamente desconocida para ella y el mundo en que se había movido hasta entonces. Tomó el riesgo y regresó triunfante.

Algunas semanas antes al campamento y casi de casualidad encontré un video que me habían pasado por mail con un título intrigante: ¿Te atreves a soñar? Por esas cosas del destino, había quedado entre mis mails y casi sin que lo buscara salió a la luz. Al revisarlo no pude menos que hacer la conexión con Guada: ¡Qué lección que nos daba a todos!


Nunca había ido de campamento, nunca había dormido en carpa, conocía a las chicas por la actividad de los sábados de los últimos 2 meses... y decidió irse de campamento con ellas. Hasta entonces yo me había concentrado más en las razones de lo que "no-conocía", pero ella estaba dispuesta a intentarlo todo por seguir su sueño.

Había unas cuantas palabras y frases del video que me daban vueltas en la cabeza y que se ordenaron al pensar en vos. Entonces,  ¿qué mayor aventura que esta, Guada?

Collage Tagxedo

Guada nos enseñó en su aventura que salir de la zona de confort para ir a la zona de aprendizaje es posible, pero sobre todo nos demostró que era capaz de alcanzar sus metas, abrazar sus sueños, convertirse en quien es ... y volver al calor del hogar. Acá la vamos a estar esperando siempre. Siempre dispuestos a escuchar sus aventuras, a curar las heridas de los abrojos (¡¡!!) y a volver a abrir la puerta para que salga a explorar ese mundo que tanto la fascina.


Guada es la aventurera de este campamento y la aventura plena de toda su vida. Observa, escucha, evalúa, aprende ... y cuando está lista da el gran salto. Habrá caídas, pero en el recorrido las caídas son tan importantes como el camino avanzado.

Ascochinga nos dio la metáfora perfecta de la vida que se sobrepone a la muerte. Los incendios de este invierno que pasó 2013 causaron daños irreparable en la flora y la fauna de la región. Los ríos están llenos de cenizas y no hay peces a la vista. Sin embargo, la naturaleza avanza entre la muerte. Vuelve a la vida con confianza, tesón y magnificencia. Y Guada nos dio el significado de ese video que podría ser uno más, pero que en nosotros se resumió en "afrontar el desafío". Podría haber desistido a último momento pero no lo hizo. Volvió enaltecida, enriquecida y deseosa de más.


Nunca olvidaremos este campamento, no solo porque haya sido el primer campamento de Guada, sino ante todo porque nos dio una gran lección de fortaleza y de creer en uno mismo.  Claro que debía ser reconocida como la Caravana aventurera, ¿quién, si no?

El sábado era el día de visita en el campamento, el día en que los papás podíamos ir a ver el trabajo denostado de las chicas: carpas dormitorios, carpa cocina y comedor, rincones de patrulla, letrinas impecables, todo el trabajo de la semana para vivir en contacto con la naturaleza a pleno. Como habían pasado la fiesta de Reyes en el campamento decidí llevarles una Rosca de reyes. Busqué recetas, leí y asumí la de Dolli Irigoyen era la que debía hacer.

Esponja leudada, 1 kg de harina, 200 g de manteca, un bollo de hermoso e impecable más tarde, me di cuenta de que me había olvidado de ponerle azúcar.


Así fue que esta masa de Rosca de Reyes se transformó en las chacareras de la Tía Marta. Así llamábamos en mi infancia a estos bocados dulces de masa de levadura que nos preparaba mi tía los domingos en las tardes de Unquillo. Internet me diría con los años que se las conoce como Torta de los 80 golpes, Torta húngara, Achtzig Schlag y en el campamento supe que en mi ciudad hay quien la llama "Torta loca". Es un poco irrespetuoso de mi parte dar la receta de la Rosca de reyes de Dolli para este final de campamento, pero ciertamente vale la pena. Ya sea con relleno de manteca y azúcar o de dulce de leche (era mucha masa y salieron 2 tortas chicas y una grande), nadie quedó indiferente a estos rollitos. Y yo agradecida por tanto y por todo.

Chacareras de las Tía Marta con masa de Rosca de Reyes

Receta de la Rosca de reyes, Dolli Irigoyen. Revista La Nación. 
Relleno de mi querida Tía Marta, como ella me lo enseñó.

1 torta de 26 cm y 2 de 22 cm

Ingredientes

Esponja
Harina 000/común 200 g
Leche 140 cc
Miel 1 cucharada sopera colmada si está solidificada / 3 cucharadas soperas si es líquida/fluida
 Levadura en polvo/seca 1/2 sobre (25 g levadura en cubos)

Masa
Harina 000/común 750 g
Levadura en polvo/seca 1 sobre (50 g levadura en cubos)
Leche 150 cc (+ 30 cc, porque los huevos que usé eran más bien chicos)
Huevos 3
Esencia de vainilla 1 cucharada
Ralladura de 1 limón (la omití)
Manteca a temperatura ambiente/pomada 200 g
Azúcar 200 g (me olvidé)

Relleno tradicional -para la torta de 26 cm-
Manteca pomada 200 g (no debe estas derretida, sino blanda para untar)
Azúcar común 1 taza
Esencia de vainilla 1 cucharada de té

Preparación

Para la esponja
Disolver la levadura en la leche tibia (temperatura de la mamadera) junto con la miel e incorporar la harina. Formar una pasta. Cubrir con un lienzo y dejar reposar por 2 horas como mínimo.

Para la masa
Tamizar la harina sobre la mesada en forma de corona. Disolver la levadura en la eche (tibia). Colocar en el centro los huevos, la vainilla, la ralladura de limón, el azúcar, la manteca y la esponja. Tomar la masa desde el centro a los bordes, añadiendo de a poco la leche con la levadura (y más leche, si fuese necesario) hasta formar un bollo. Sobar la masa hasta que quede suave y elástica.

Desvío en la receta para hacer chacareras
Tomar el bollo y lanzarlo enérgicamente contra la mesada/encimera 80 veces. Acomodar en un perol al que se le ha espolvoreado harina y dejar reposar hasta que doble su volumen tapado con un repasador/trapo de cocina.
Desgasificar la masa y dividir la masa en 3 partes, 2 iguales y 1 ligeramente más grande. Reservar los bollos cubiertos.

Para el relleno
Integrar la manteca pomada, el azúcar y la esencia de vainilla hasta obtener una pasta. No es necesario que el azúcar se disuelva, solo queremos lograr una pasta que se pueda extender sobre la masa, tal y como si fuera Nutella o dulce de leche.

Pasos para formar la torta
Con ayuda de un palote estirar el bollo más grande hasta dejarlo de aprox. 1/2 cm de espesor y de forma rectangular. Con un cuchillo ancho o espátula cubrir la superficie del rectángulo dejando un borde de 1cm de cada lado.
Desde el lado más largo comenzar a enrollar dejando el relleno hacia adentro. Acomodar y cortar rollitos del mismo tamaño (5 cm, aprox.).
Acomodar uno junto al otro en un molde enmantecado y enharindo. No deben quedar muy apretados entre sí porque luego crecen y bastante, conviene acomodarlos con algunos mm de distancia ente uno y otro.
Dejar reposar tapado, en un lugar tibio por 1 hora, aproximadamente.
Llevar a horno precalentado a temperatura media por 45 minutos o hasta que la superficie esté dorada.

Al sacar del horno, bordear con un cuchillo para despegar de las orillas. Desmoldar con cuidado, aunque lo mejor es usar un molde desmontable o bien desprender los rollitos del mismo molde, que fue lo que hicimos con las Caravanas, en suma.

Silencio

Si han llegado hasta acá y tienen ganas de seguir leyendo, me gustaría comentarles que mi silencio de las últimas semanas obedeció a que los acontecimientos sociales y políticos que nublaron mi ciudad el 4 de diciembre, me afectaron más de lo que creí.
Entonces un grupo de policías y en un reclamo salarial genuino decidió acuartelarse. Se vivieron horas de tensión porque personas sin valores, principios ni sentido de pertenencia a la sociedad comenzaron a saquear negocios. Se vivieron horas de terror. Se suspendieron actividades económicas, sociales y todo lo que se pueda imaginar. El pedido era quedarse en casa. 
Quienes salieron o fueron saqueadores o fue gente que en la desesperación de sentirse librados a su suerte tomaron la defensa de su negocio bajo su propio riesgo y trabajo. 
No me di cuenta de cuánto me afectó hasta que advertí que casi no podía escribir. Materialmente y a Dios gracias mi familia y yo no sufrimos ninguna consecuencia. Pero hay un daño social y moral muy grade, vínculos rotos. Una sociedad escindida que cada uno desde su lugar deberemos tratar de sanjar.
La pregunta ha sido ¿por qué llagamos a esto? ¿Por qué tanta apatía por el otro? ¿Por qué vemos en el vecino al enemigo? ¿Qué nos pasa como sociedad? ¿Solo el fútbol nos hermana? 
En ese marco trato de ponerme en pi. Vamos recuperando la calma. Ojalá recuperemos el sentido de la vida en sociedad.
Gracias a quienes notaron mi ausencia, a quienes me imaginaron de viaje y especialmente a Ana quien alcanzó a escuchar en las noticias acerca de los disturbios en Córdoba y de inmediato se puso en contacto conmigo. Ese gesto me devolvió la esperanza. 

38 comentarios

  1. Que bonito tiene que ser pasar unos dias en un campamento, esa receta de la rosca de reyes me ha encantado, tiene una pinta maravillosa, por cierto lo que me pregustas si se pela el calabacin para en bizcocho, si se le pone rallado y pelado. Mil besicos cielo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, María. No tardaré en hacer esa torta. Me acuerdo de ella y hum .... ja-ja ! Hasta me gustó tu presentación en pequeños pastelitos.
      La vida en e campamento es mágica. Un detenerse del tiempo para encontrarnos con aspectos de nosotros mismos que desconocíamos.

      Eliminar
  2. Hola, Silvia. Lindo post, me encantó el video. He leído todo. Te extrañamos mucho. No estaba al tanto de los disturbios de Córdoba. Gracias a Dios que se encuentran bien. No sé que pasa en el mundo que hay tanta corrupción y pérdida de valores. En mi país hay muchos problemas con la delincuencia, si te cuento que a finales de Noviembre un Sábado en la tarde asaltaron el negocio de mi familia estando mi esposo, mi hija, dos empleados y yo. Nos tirarion al piso pero no hubo tiros porque mi esposo no puso resistencia y entregó el dinero rápidamente. Nos salvó a todos. Al siguiente día estábamos tan contentos celebrando que nos dejaron vivos y nunca lamentamos la pérdida del dinero, aún teniendo pagos atrasados pendientes de hacer.

    Cecilia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Cecilia:
      gracias portomarte un tiempo para dejarme tus líneas y cuánto más tener paciencia de leer todo. El video es muy motivador, ¿no lo creés así?
      Coincido en lo de celebrar: celebramos la vida con mucha gratificación. Nosotros no nos podemos quejar, porque salvo el encierro y el saber que mi esposo estaba en la otra punta de la ciudad y yo sola con los chicos sin poder siquiera pensar en salir a comprar algo tan básico como leche o pan fue movilizador.
      Creo como vos que vivimos en una época de corrupción y pérdida de valores. Hasta que nuestros países no solucionen esas cuestiones, difícilmente podremos crecer como sociedad. Descreemos de las instituciones y para la vida en sociedad las instituciones son el corazón mismo del ejercico ciudadano.
      Cuánto lamento lo del asalto y que estuviese Anabel en una situación tan estresante como esa. El dinero va y viene. La vida es lo que cuenta. Creo que en estas situaciones debemos simplemente entregarnos a la Sagrada Providencia y confiar en ella.
      Ojalá Dios nos ilumine para empezar este año con la fuerza necesaria de u cambio por venir.
      Es siempre tan grato saber de vos. Escribime cuando quieras, por favor.

      Eliminar
  3. Un post muy bonito, pero con una nota final para reflexionar, solo estamos unidos ante el fútbol? Si es así me parece muy triste, al igual que lo que pasó en tu ciudad el 4 de Diciembre, con tanto progreso se han perdido muchos valores por el camino.
    La parte positiva es Guada, con ella crees que hay un futuro mejor, seguro que el campamento le hizo mucho bien, ella cree en si misma y vosotros también.
    La torta se ve deliciosa y con una presencia muy bonita.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Silvia!
    Fantástico lo del campamento! Y las chacareras no las conocía, pero si están hechas con la masa de rosca de reyes, seguro que en casa nos encantarán!
    Siento mucho por todo lo que tu ciudad y sus habitantes están pasando :( Ánimo y aunque a veces parece difícil, nunca se debe perder la esperanza!
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Soy de las que usa la masa de una cosa para hacer otra, y éstos bollitos suenan increíbles Silvia! Cuando era chica me llevaban de campamento, y no me gustaba para nada, jaja! Lindo relato como siempre. El final triste al pensar en la anarquía que vivimos la sociedad a través de clases dirigentes para los que las personas dejaron de tener valor a menos que se transforme en un voto. Tengo mucha familia en Córdoba todavía, incluyendo a mi hermano, y aunque están todos bien, la sensación del todo vale es desesperante por momentos.
    Y después hay chicas como Guada para las que unos días de compañerismo al aire libre es lo que las hacen felices. Y entonces hay esperanza en una parte de la sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Paula.
      Realmente espero que tu familia -como la mía- no haya tenido que lamentar pérdidas materiales o económicas, más allá de la terrible angustia que generaron esas horas de descontrol. La palabra anarquía calza a la perfección, sin dudas. Ese todo vale nos va a terminar cotando más caro de lo que somos capaces de dimensionar. Me cuesta horrores aceptar que esta es la sociedad que tenemos.
      Pero también creo que hay niños y jóvenes con un sentido de la solidaridad enaltecido. Ojalá que encuentren el lugar político para hacer oír su voz y que al menos en nuestra vejez podamos gozar de un país genuinamente grande y justo.
      MI experiencia en los campamentos siempre fue más naif. Ja-ja ! Me río de mi misma y aplaudo a Guadi que se adaptó a la perfección. Yo soy una persona con poca adaptabilidad a los cambios, llena de temores y ella es así: pura aventura.
      Si no me equivoco este es tu primer comentario desde Cocina Centra así que: ¡¡Bienvenida Cocina Central!!
      Cariños, Paula.

      Eliminar
  6. Ay Silvia! Cuántas cosas aparecen en tus palabras... uno se queda pensando... Guada y su campamento, Ascochinga, el tema de salir de nuestra zona de confort, la situación en Córdoba, nuestra dificultad para ser junto con otros, los miedos, y esa Rosca maravillosa. Quizá, uniendo un poco las cosas pienso en que tenemos que apostar más a nuestros hijos, a sembrar en ellos el germen de una conciencia más colectiva, que participando de experiencias en grupo puedan descubrir la maravilla de ser en comunidad. Abrazos y que lindo que volviste por acá!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa igual cuando leo tus entradas, Tere queridia: inexorablemente me quedo pensando. Quizá se la inmensidad de la montaña lo que sin querés nos sume de vez en vez en la búsqueda de la quintaesencia del hombre y el día a día.
      Estoy convencida de que nuestros hijos son el futuro. Que la educación en principios y valores que les demos puede ser el cambio para bien a futuro. Tanto así, que, si no apostamos a ellos, difícilmente logremos que las cosas mejores.
      También, y dicho hasta el hartazgo, creo que los cambios parten desde la individualidad por eso estas actividades son reparadoras con la vida misma.
      Con el gusto de recibir tu cálida visita.

      Eliminar
  7. Menuda entrada, tiene de todo, como en botica :)
    Empiezas relatando el primer campamento de tu hija, y bueno, además de pasarselo estupendamente seguro que como persona también creció, aunque fueran pocos días, a esas edades los días fuera de casa equivalen a meses jaja El primer campamento, como tantas primeras cosas de la vida, nunca se olvida.
    La receta totalmente nueva, ni la conocía ni había oído hablar de ella, pero viendo la foto se me ha despertado una curiosidad, que me la llevo a pendientes...ya caerá. Ah, y sobre los olvidos ¿qué me vas a decir? ayer mismo hice dos panes bien hermosos, de 850 grs cada uno y cuando los comimos....se me había olvidado ponerles sal. Toma ya ¿sabes lo malo que está un pan soso? pues sí, imaginatelo y más todavía jaja. Lo tengo guardado para hacer migas serranas, que total, ya le echaré sal en esa receta y no lo notarán.
    Y la pregunta del futbol es una pregunta que me hago siempre. Con la cantidad de cosas importantes que ocurren en el mundo y por las que protestar, unirse y levantar las voces, y casi siempre, sólo se unen tantas personas para grital GOL Y PENALTY. Resumiendo creo que si todos nos pusiesemos un poco en los zapatos de los demás, otro gallo cantaría.
    Ya sabía de los acontecimientos en Córdoba, pero tengo un amigo de allí, que me mantiene informada. No quería decirte nada, para no parecerte una alarmista, pero me alegro mucho que tu familia no haya sufrido directamente ninguna desgracia directa. Pero como sociedad....ya veréis.
    Te mando mil besotes, mi niña, cuidate y que pases un buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria querida, debo decirte que si mi entrada tiene de todo tu comentario no le va en saga y eso me llena de gratitud.
      Coincido plenamente en que nuestros hijos necesitan un espacio fuera de casa. Los primeros días la preocupación fue alguna -debo admitir, más mía que de mi esposo ¡qué paradójico!-, luego ya nos tranquilizamos y cuando la vimos al final del campamento nos sorprendió como siempre su entereza, adaptación pero sobre todo lo feliz y orgullosa que estaba. Creemos que fue mucho: no solo era su primer experiencia en campamento, sino que hasta entonces o había salido con nosotros o lo había hecho con mis papás o hermanas. ¡Nunca sola!
      He leído alguna que otra vez que esta torta a pesar de llamarse húngara en realidad es argentina. No le presté mayor atención al comentario, así que no podría decirte que sea así. Pero si pensamos en las milanesas a la napolitana, no sería demasiado extraño. Algo así como una versión local del Achtzig Schlag, supongo.
      Lo del fútbol es terrible. Cuando en mi país promovieron el famoso "Fútbol para todos" -y acá tenemos de todo para todos menos vida digna que es privilegio de unos cuantos nada más- me sentí tan ultrajada que hasta pensé en elevar un recurso de amparo manifestando que como a mí el fútbol me tiene sin cuidado prefería mi parte del todos para disponer de esa fracción a "gusto y piaccere". Naturalmente mi idea no prosperó, pero así de enojada estaba.
      Tu amiga habrá sabido dar cuenta de las horas de angustia que se vivieron y gracias entonces por acordarte y pensar en mí. Es una tristeza tan grande lo que pasó. Y yo estoy de parabienes porque en el sector de la ciudad donde vivo no hubo saqueos. Pero todos nos quedamos -literalmente- atrincherados durante 24 horas. 24 horas MUY largas y llenas de zozobra. Ahora sigue lo peor: la tristeza de un vínculo humano y social quebrado y muy difícil de reconstruir. Me pregunto de dónde sería tu amigo, ¿vive en la misma ciudad de Córdoba?
      Finalmente, te cuento que está de visita mi padrino quien vive en Génova y hablando y hablando llegamos a Lampedusa, así que sin más comenté acerca de tu experiencia en una de tus playas favoritas y los restos de balseros que deja el mar en la arena. ¡Así de cerca te siento, Nuria! No dejés nunca de conversar conmigo. Lo disfruto a más no poder.
      Con el cariño de siempre-.

      Eliminar
    2. Tanto escribir y nunca llegué al punto de las migas: cada vez que veo migas me imagino que deben ser MUY ricas, sin embargo no me animo a hacerlas porque como nunca las probé me parece que no sabré darles e punto exacto. Por lo demás, la cocina debe ser como la química: nada se pierde, todo se transforma. Ja-ja ! Me alegra saber que lo de los equívocos/olvidos culinarios no es de mi exclusiva competencia !! ja-ja!! Besos.

      Eliminar
  8. Hola mi bella!!!!..entiendo que hablas de tu retoña! ;) verdad????
    Que hermoso es comenzar a explorar, a vivir experiencias sola, con tus miedos y anhelos..plantarles cara y volver enriquecida!!!!...doy por seguro que Guada disfrutó y de algún modo se hizo un poco mayor, que aprendió lo que es la aventura..que como bien dices, para vivirla, hay que alejarse de la zona de confort del hogar!
    Además si su mamá le lleva una bollo así de hermoso..eso es para enorgullecerse y disfrutar más del entorno, verdad????..que bellos paisajes nos muestras Silvia..algún día espero conocerlos ;)
    Me alegro de volver, sobretodo para reencontrar a personas como tú, que ya formáis parte de mis pensamientos y os valoro por más cosas que por lo bien que cocináis :)
    mil cariños y feliz semana!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Juani. Y sí, tal cuál: Guada o Guadi o Guadalupe es mi hija mayor. Tiene 12 años.
      Me encantaría poder recibirte, Juana. Tenés las puertas de mi casa siempre abiertas. Vivo en una ciudad y una provincia privilegiadas por su entorno natural.
      A mí me alegra tu vuelta, claro que sí. me alegra recibirte en mi cocina y disfruto de este intercambio de palabras que pese a la distancia nos permite conocernos cada día un poco más.

      Eliminar
  9. Tengo el segundo mate del día listo, y me cruzo con estos bollitos de masa neutra y relleno dulce y me muero de ganas! genial transformación Silvi!
    Lástima el cierre a una historia tan positiva y movilizadora (desde el campamento hasta la readaptación de la receta)... creo q a esta altura ni el fútbol nos une, ya q ni a la cancha se puede ir sin temor a q pase algo, incluso quedar en medio de enfrentamientos mortales...
    Ojalá veamos como sociedad y como individuos q necesitamos un cambio a gritos. De a uno no puede cambiar mucho, pero por algo se empieza, y estamos en el punto de juntar granitos de arena, para así poder llegar a algo más macro...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mates y chacareras ... !! ¡Sin palabras, Juli!! Ja-ja !! Casualmente esta de las fotos es la que comieron las chicas, pero para los grandes llevé una de las más chicas rellena con dulce de leche. Hubo mucho mate amargo y torta húngara de dulce de leche, bajo la sombra imponente de Ascochinga y sintiendo el murmullo del río mientras caía el sol .... cuántas cosas para disfrutar nos da la vida.
      Lo de fútbol es cierto, las canchas han quedado vedadas como pasea familiar desde hace años.
      La metáfora del granito de arena es tan fuerte. Quizá una se aferra a ella para no perder la esperanza. Me encantó tu visión acerca de que ya estamos en la encrucijada donde los gestos individuales pueden operar como motor de cambio. Ojalá que así sea. Besos.

      Eliminar
  10. Hola Silvia!. No sabes cuanto me alegra ver que estas de vuelta y saber que estas mejor de ánimo. La entrada que nos has dejado me ha encantado porque se ve claramente que lo que nos cuentas lo haces desde el corazón, por cierto dale la enhorabuena a Guada por su magnifico saber estar en su primer campamento y por supuesto por su mención, no me extraña nada que estés muy orgullosa de tu niña, es más que normal. En cuanto al vídeo, estoy totalmente de acuerdo con lo que expone, es como la vida misma. Y ya hablando de las chacareras, tienen que estar tan buenas...! Está claro que el día de reyes hiciste las delicias de todos los que tuvieron el privilegio de probarlas. Ya me hubiera gustado a mi probarlas! Pero bueno, me conformaré con quedarme con tu receta e intentar hacerlas lo mejor que pueda. Gracias por tu bonito post, por tu deliciosa receta y por seguir con nosotros. Besitos amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ana. A vos te tocó seguir de cerca mi pesadumbre de aquellos días. Gracias infinitamente por preocuparte y contribuir a mitigar la desazón con tus palabras tan oportunas y llenas de cariño.
      Tendremos oportunidad de compartir esta o cualquier otra dulzura a lo largo de nuestra vida. Sé que lo haremos. Como le decía a Juana, vio en una ciudad y provincia de un entorno natural privilegiados. Ya conocerás. Besos.

      Eliminar
  11. Hola Sil!! Hermoso post, lleno de emociones.. como la vida misma. Las dos caras de la moneda. Lo que nos hace feliz, la familia, los logros, las alegrías compartidas y lo otro.. lo que nos duele, nos desalienta, nos lastima. Nunca imaginé que te hubiera afectado de esa manera, y me alegra inmensamente que estés de vuelta. La verdad es que no puedo dimensionar tanta locura generalizada, tanto "todos contra todos" y al no ver tele, las cosas siempre me parecieron menos graves. Pero vamos a lo bueno ¡tu torta me generó tanta ternura y nostalgia porque la hacía mi abuelo y la disfrutábamos con él y la abuela tomando mates y jugando! ¡Gracias por el recuerdo! Te mando un abrazo fuerte fuerte y un besazo a Guada por su premio y su experiencia de camapmento.. ¡una genia!! Besos

    ResponderEliminar
  12. Bueno Silvia aqui estoy a pasr por tu blog para ver que coitas ricas haces. Un beso preciosa.Vanessa

    ResponderEliminar
  13. QUERIDA SILVIA.... cuanto siento estos malos momentos por los que pasásteis .La sociedad está inmersa en un descontento general que nos desestabiliza emocionalmente al ver lo carente que está de valores y lo poco que podemos contar con nuestro prójimo.
    Suerte que con la belleza de tu post nos devuelves un poco a la REALIDAD INTERNA, esa que siente y aún padece, esa que valora y agradece, y que en fin nos motiva para hacernos soñar aunque solo sea por unas horas.
    MI AMIGA QUERIDA TE ABRAZO FUERTE Y EN ESTA ABRAZO TE HAGO LLEGAR TODA MI TERNURA :)))

    ResponderEliminar
  14. hola tocaya, gracias por tu visita, me encantó tu post, porque relataste exactamente lo que una siente cuando debe mandar a un hijo por primera vez a un campamento. Mi hijo fue por primera vez a un campamento-campamento con su colegio a los diez años, no tenían baños ni había luz, dormían en tiendas de campaña!! para mí fue todo un trabajo de mentalizarme que era necesario para su crecimiento. En cuanto a lo que vivieron en Córdoba, te entiendo perfectamente, aquí también la pasamos muy mal, cientos de comercios y casas saqueadas, muertos y heridos, se suspendieron las clases y los colectivos no andaban, la ciudad fue liberada para que bandas de delincuentes andaran impunes, los vecinos armados, hacían barricadas en las esquinas. 72 horas que quisiéramos olvidar...
    Creo que me extendí!!! pero cambiando el tono de mi comentario, me alegro que tu hija lo haya pasado hermoso!!! y habrá que probar esa receta!!! besotes

    ResponderEliminar
  15. Silvia, la receta se ve estupenda y la aventura de Guada, un encanto. Ése que nos hace tomar los desafíos, mirándolos de frente con ganas, garra y resolución. ¡Toda una experiencia para ella y un hermoso mensaje para todos! Estamos siempre creciendo; no importa nuestra edad: crecemos cuando aceptamos los desafíos, cuando aprendemos de nuestros errores y de los de otros, cuando damos pasos nuevos como padres y como hijos...
    Un gusto que regresaras y una reflexión que todavía tenemos que elaborar como sociedad respecto de lo ocurrido en Córdoba (y otras provincias) el pasado diciembre con saqueos, ley de la jungla, sinsentido de enfrentamientos y un permanente Boca-River social que nos lleva a distanciarnos cada vez más, generando ganancias para unos pocos y mucho para reparar para todos...
    Un cariño enorme.

    ResponderEliminar
  16. Silvia, paso por aquí después de muchos días. Muy feliz año para ti y tu familia. El optimismo que desprendes a pesar de las dificultades me hace confiar en que seguro que será así.

    Ese postre tiene muy buena pinta, pero tomarlo en el campamento lo hizo mucho más bueno, sin duda.

    Muchos besos y cuidate

    ResponderEliminar
  17. Hola Silvia, las hojas rojas son acelgas de este color, no es que se vean mucho en los mercados, pero algunos agricultores las cultivan. Hace tiempo subí al blog acelgas de colores, te paso el enlace para que lo veas, son muy bonitas.
    http://cocinabetulo.blogspot.com.es/search?q=acelgas+de+colores
    Espero haberte aclarado la duda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Hola guapa, no tenía conocimiento de lo ocurrido, ánimo y a seguir adelante con fuerzas. El vídeo es precioso. Y la rosca dan ganas de comérsela, jeje.
    En cuanto puedas pásate por mi blog, te he dejado una sorpresita.
    http://berebercocina.blogspot.com.es/
    Un saludo

    ResponderEliminar
  19. Hola mi linda!!!!..no se sigues de viaje por tu tierra o ya volviste...pero quería dejarte todos los cariños del mundo y desearte una feliz semana!!!!!!
    Miles de besos preciosa Silvia!!!!!!!!! <3

    ResponderEliminar
  20. SILVIA... ¿como estás mi querida amiga?
    Te mando un fuerte abrazo y te deseo que tengas un fin de semana lleno de BENDICIONES :))))

    ResponderEliminar
  21. Mañana salen las chacareras o torta loca!!!!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡No me quiero perder eso por nada del mundo!!

      Eliminar
  22. Hola silvia!
    Recien llego por aqui gracias al mensaje que dejaste en mi blog! Gracias a eso pude conocerte!! Ya con este primer post que leo me emociono mucho, por lo bueno y por lo malo tambien.
    Espero retomes tu escritura pronto.
    Un beso muy grande!!

    ResponderEliminar
  23. silvia! aca estoy conociéndote por el mensaje que me dejaste! gracias! bienvenida a creativity!
    Muero con todos los ricores que veo por aca! voy a andar muy seguido!!!
    Sabes que "quiero de oido" a ascochinga porque mis abuelos tenian casa de finde ♥ y siempre esta presente en los recuerdos!
    y Unquillo! pase mi infancia en una quinta en quisquizacate! ahi cerquita! ayyy cordoba de mi corazon!!!

    te dejo un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual de sorprendida con tu visita! Espero que te sientas como en tu casa.
      Qué lindos recuerdos de tu infancia: a mi esposo le pasa con Ascochinga y a mí con Unquillo. Mis tíos vivieron ahí varios años y era toda una aventura ir cada fin de semana. Cuando descubrí que estaba tan cerca de Córdoba no lo podía creer: yo tenía el recuerdo de emprender una expedición cada domingo! ja-ja !t
      Tengo tu torta en el horno -¡con algunos cambios mal que me pese!-. Después te cuento cómo me fue. Saludos.

      Eliminar
  24. SILVIA... espero que estés bien; se te echa de menos
    MIL BESOS :)))

    ResponderEliminar
  25. Que valentía la de Guada.
    Que manera de hacernos ver para dentro. Ella, con su edad nos enseña a no quedarnos quietos, a seguir y cómo vos bien decís, a salir de la zona de confort.
    Aplaudo y admiro a gente como ella, toman la iniciativa de hacer y hasta el final no paran... sin excusas.
    Que lindo saber que una de esas personas es tu hija y que puedo seguir sabiendo de ella a traves tuyo.

    Muchas gracias Guada!!! Y Sil por contarnos.
    Besos enormes

    ResponderEliminar

© Álamos Ventosos. Design:Maira Gall.